Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Derecho sucesiones 2, notas de clase parte 8



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en enero 19, 2007

Derecho sucesiones 2, notas de clase parte  8

DETERMINACIÓN DE LA HERENCIA:

La palabra Acervo significa, un conjunto de bienes que tiene características de afectación hacía un destino común.
En la sucesión por causa de muerte el acervo se compone por todos los bienes radicados en cabeza del causante, que tienen una destinación especial señalada por la ley o excepcionalmente por el testamento.
En la sucesión por causa de muerte se presentan tres tipos de acervos: El acervo bruto, el acervo líquido y los acervos imaginarios.

1.- ACERVO BRUTO: Es la totalidad de todos los bienes pertenecientes al causante en el momento de su muerte, considerados como una universalidad jurídica, art. 1016
Para determinar el acervo bruto sucesoral hay que distinguir dos situaciones: Si el causante muere sin tener sociedad conyugal vigente, o si el causante al fallecer tenía sociedad conyugal vigente con el cónyuge supérstite.
a.- Si no existe sociedad conyugal. Esta situación puede surgir de dos eventualidades: que el causante fue soltero o viudo, o que, habiendo sido casado, liquidó en vida su sociedad conyugal íntegramente y conforme a derecho, ya por mutuo acuerdo por medio de una escritura, ya mediante un proceso contencioso que terminó con la providencia respectiva.
b.- Si existe sociedad conyugal con el cónyuge sobreviviente al momento de ocurrir la muerte del causante.- Cuando la sociedad conyugal se disuelve por muerte de uno de los cónyuges el haber social corresponde en común y proindiviso al cónyuge supérstite, de una parte, y a los herederos de la otra y mientras no se liquide la comunidad, ninguno de los partícipes es dueño exclusivo de alguno de los bienes que conforman ese patrimonio, lo propio ocurre cuando la sociedad está disuelta pero ilíquida.
Para saber con precisión cuál es el acervo bruto sucesoral es necesario proceder a la liquidación de la sociedad conyugal. La liquidación de la sociedad conyugal por muerte de uno de los cónyuges, se realiza dentro del juicio de sucesión del premuerto, art. 1398 del C. C. En consecuencia, si la sociedad conyugal está vigente al momento de la muerte del causante, se debe proceder a liquidarla, operación que culminará con la determinación de lo que corresponde a cada uno de los cónyuges por concepto de gananciales o de recompensas.
Concluida la liquidación de la sociedad conyugal y determinado el monto de bienes que le hubieran correspondido al cónyuge fallecido, la totalidad de estos bienes, sumados a aquellos que son propios del causante y que consiguientemente no tuvieron el carácter de bienes sociales, forman el acervo bruto sucesoral.
Sobre este acervo se practicarán las deducciones de que trata el art, 1016 del C. C. para efectos de determinar cuál es el acervo líquido, o se le sumarán imaginariamente las agregaciones de que tratan los artículos que se refieren a los acervos imaginarios, con el fin de precisar el acervo sobre el cual se hace la liquidación de la sucesión.

COMUNIDAD INTEGRADA POR LOS SUCESORES DEL CAUSANTE:
Es la comunidad sucesoral que se forma en torno del acervo bruto. Los bienes que se asignen a los sucesores del causante como consecuencia de la liquidación de la sociedad conyugal, se sumarán a los bienes propios del causante y así se forma el acervo bruto.
Si la sociedad conyugal está liquidada, el acervo bruto se forma simplemente con lo que tenía el causante al morir, pues las recompensas y la repartición de gananciales fue hecha al liquidar previamente la sociedad.

OPCIÓN POR LA PORCIÓN CONYUGAL, Art. 1230:

Si hay sociedad conyugal vigente, el cónyuge que opta por porción conyugal debe renunciar a sus eventuales gananciales, los que entran a formar parte del acervo sucesoral, por lo tanto, no es necesario liquidar la sociedad conyugal pues la totalidad de los gananciales engrosarían el acervo bruto sucesoral. Este acervo bruto se formará por todos los bienes propios del causante y lo que provengan de la sociedad conyugal (previa deducción de las deudas de ésta): además se deben agregar los bienes propios del cónyuge supérstite, quien debe renunciar a ellos.

Si la sociedad conyugal había sido liquidada en vida del causante el cónyuge sobreviviente no tiene derecho a porción conyugal, pues al liquidarse la sociedad y al asignársele los gananciales, ya ejercitó su derecho de opción.

2.- ACERVO LÍQUIDO:

Es el conjunto de bienes que resulta de deducir las bajas herenciales enumeradas en el art. 1016 del C.C. del acervo bruto. Esto es, el acervo líquido es igual al acervo bruto menos los pasivos sucesorales, que son los créditos previstos en el art. 1016 del C. C.

3.- ACUM ULACIONES IMAGINARIAS:

Las acumulaciones vienen del verbo “conferir”, son aquellas agregaciones o adiciones que imaginariamente se hacen a la herencia, es decir, que no están realmente en ella, por haberse donado irrevocablemente o revocablemente con entrega, pero su valor se traen a la masa o se colacionan con el fin de restablecer el patrimonio del causante, lo que conduce a dar garantía para el pago y conservar la igualdad de ciertas asignaciones forzosas, así como para mantener el equilibrio de algunas asignaciones no forzosas.
El Código civil trae dos tipos de acumulaciones imaginarias, lo cual da origen a los llamados acervos imaginarios, que son diferentes a los activos bruto y líquido.
El primer activo o acervo imaginario es el resultado de la suma del activo líquido más la primera acumulación imaginaria, y el segundo activo o acervo imaginario es el resultado de la suma del activo líquido o del primer acervo imaginario, si lo hay, más la segunda acumulación imaginaria.
Estas acumulaciones o colaciones pueden traer como consecuencia las imputaciones y las restituciones.
La imputación es aquel fenómeno en virtud del cual se da o se tiene por recibido, de manera anticipada los bienes que le había donado el causante, es decir, lo que le corresponde en la herencia se le imputa o se le da por recibido lo que recibió por donación, lo cual debió ser previamente acumulado en forma imaginaria. Por lo tanto, si en la herencia al donatario le corresponden $100.000 y en vida recibió una donación de $50.000, se le da por recibido este valor como imputación y puede exigir el saldo de $50.000
La restitución se presenta cuando el asignatario ha recibido por donación una cantidad (la que se acumuló imaginariamente) superior a la que le corresponde en la liquidación, caso en el cual se tendrá la obligación de restituir la diferencia.
El acervo imaginario se presenta en dos categorías bien definidas: La primera acumulación imaginaria está constituida por las donaciones entre vivos a los legitimaríos, Art. 1243 la segunda Acumulación imaginaria está conformada por donaciones hechas en vida por el causante a terceros, Art. 1244 del C. C,

1.- DONACIONES ENTRE VIVOS A LEGITIMARIOS (PRIMERA ACUMULACIÓN IMAGINARIA):

El causante puede donar revocable o irrevocablemente, bienes a sus legitimarios a título de legítima (dentro de esta queda incluida la porción conyugal del primer orden, ya que equivale a la legítima rigurosa de un hijo) o de cuarta de mejoras. Pero este bien donado no se agrega a lo que se recibió como legítima o como cuarta de mejoras sino que forma parte de ellas. Si es mayor o menor que la legítima, se hacen los correspondientes ajustes, Art. 1243 del C. C.
Por el hecho de que este artículo hable de “las cuartas” se infiere que estos legitimarios han de ser descendientes y en consecuencia esta acumulación no favorece a los ascendientes. Esta primera acumulación es para proteger las legítimas. Es indispensable que existan varios legitimarios, o por lo menos un legitimario o cónyuge del primer orden, diferente al donatario, ya que la acumulación persigue obtener la distribución equitativa y garantizarle a aquel su legítima rigurosa y su cuota de mejoras. Existiendo solamente el donatario no existe ninguna utilidad sustancial al hacer dicha acumulación imaginaria.
Para que una donación sea colacionable se necesitan dos requisitos:
1.- Que se trate de una auténtica donación y de valor considerable y 2.- que se revocable con entrega o irrevocable.

Los bienes que se regalan o se donan en ciertos días no son acumulables siempre que de acuerdo a la costumbre suelan hacerse y conforme a la fuerza del patrimonio del causante. Por lo tanto, la donación de una casa o vehículo costoso a un hijo con ocasión de su matrimonio o cumpleaños serían acumulable puesto que la costumbre no impone la obligación de dar ese tipo de regalos.
En cuanto a su naturaleza son colacionables las donaciones irrevocables, Art 1443 y las donaciones o legados revocables con entrega, art. 1194, desde la entrega de la cosa donada el donatario adquiere los derechos y contrae las obligaciones de usufructuario, art 1198 y con la muerte del donante adquiere la propiedad plena del objeto donado, art. 1203. En estas donaciones revocables con entrega, mientras viva el donante, éste tiene la propiedad, mientras que donatario es el usufructuario; a diferencia de la donación revocable sin entrega, en la cual el donante continúa con la plena propiedad hasta su muerte.

El artículo 1243 exige expresamente que se acumulen imaginariamente las donaciones revocables con entrega, lo cual debe extenderse a las cosas legadas por el testador que en vida entregó su goce al legatario, Art. 1199 del C. C.
La exigencia de acumulación imaginaria para esta clase de donaciones y legados no es completamente exacta ya que las cosas donadas o legadas en esa forma no han salido del patrimonio del causante, por cuanto el causante tiene la nuda propiedad al momento de su muerte, así como las donaciones revocables o legados en donde no ha habido entrega, conservando la plena propiedad, por consiguiente en ambos casos las cosas deberían entrar a conformar el activo bruto de la herencia, por cuanto ellas existían jurídicamente en el patrimonio del causante al momento de su fallecimiento. Sin embargo, el legislador quiso darle un tratamiento diferente así: Deben acumularse imaginariamente las donaciones revocables o legados con entrega; y deben engrosar el activo bruto las cosas donadas revocablemente o dejadas en legado y de las cuales no se hizo entrega en vida del donante o testador.
Cuál es el interés del legislador de que se acumulen imaginariamente las primeras y no integren el activo bruto de la herencia? El interés radica en las consecuencias que se obtienen con la acumulación imaginaria: 1.- Con la acumulación imaginaria a tales donatarios o legatarios que han recibido la cosa, hay que hacerle la imputación correspondiente, lo cual indica que han tenido un pago anticipado. En cambio cuando no ha existido entrega lo que existirá es adjudicación.
2.- En este caso se acumula el valor que han tenido las cosas donadas o legadas al tiempo de la entrega, con lo cual el donatario no solo se beneficia de los frutos y de los incrementos materiales o inmateriales de la cosa, sino que también corre con los riesgos de dicha cosa. En cambio, cuando no hay entrega el avalúo se determina por el valor que tenga al momento de la apertura de la sucesión y es directamente el causante y la herencia quien se beneficia con los frutos y corre con los riesgos y,
3.- Las donaciones revocables o legados con entrega prefieren en el pago frente a aquellos en que no se han entregado; y tienen privilegios frente a ésta en la contribución al pago de legítimas, etc., y deudas hereditarias, art. 1200 del C.C.

Por el contrario, respecto de las donaciones irrevocables sí puede existir una auténtica acumulación imaginaria, ya que las cosas donadas salieron en vida del causante de su patrimonio.

SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS ENTRE LAS ACUMULACIONES POR DONACIONES REVOCABLES CON ENTREGA Y LAS ACUMULACIONES DE DONACIONES IRREVOCABLES:

1.- Se asemejan fundamentalmente en cuanto benefician a las legítimas, la porción conyugal en el primer orden y las mejoras, art. 1243 y 1257.
2.- Se diferencian principalmente en que la acumulación de las donaciones irrevocables, a diferencia de lo que acontece con la acumulación de las donaciones revocables con entrega, no aprovecha a los acreedores hereditarios ni a los asignatarios que lo sean a otro título que el de legítima o mejora, art. 1257.
2.1.- Cuando se trata de acumulación de donaciones revocables con entrega, los acreedores hereditarios, si no hay bienes del activo bruto suficiente para la cancelación de sus acreencias, podrán solicitar que se reduzcan tales donaciones o legados a fin de que contribuyan a su cancelación y los donatarios tendrán responsabilidad subsidiaria. En cambio, en el mismo caso los acreedores hereditarios no podrán perseguir los bienes donados irrevocablemente y dichos donatarios no tienen responsabilidad alguna. A estos acreedores les queda la facultad de ejercitar la acción pauliana, si se reúnen las condiciones legales.
3.- Las acumulaciones de donaciones revocables con entrega sí aprovechan a la cuota de libre disposición y, en consecuencia, a sus asignatarios, art. 1243. En tanto, que la acumulación de lo dado irrevocablemente aprovecha a la cuota de libre disposición, pero no beneficia a los asignatarios voluntarios.
Ejemplo del primer caso: El causante deja en dinero la suma de $1’000.000 y un hijo legítimo, Pedro, a quien le hizo donación revocable con entrega por valor de $200.000 y el difunto deja por testamento a su hermano Mario la suma de $300.000, haciendo la liquidación, tenemos:
Activo bruto…………..$1’000.000
Pasivo…………………. 0
Activo líquido…………$1’000.000
El primer acervo imaginario, sumando imaginariamente lo donado
Es …………………….. $1’200.000.
Este acervo se distribuye así:
Mitad legitimaria…………$600.000 es para Pedro
La cuarta de mejoras……$300.000 es para Pedro
La cuarta de Libre disposición $300.000 se extraerá la asignación testamentaria de Mario, quien se benefició de la acumulación, por cuanto el activo bruto era de $1’000.000 y la cuarta de mejoras era de $250.000 y con el acervo imaginario aumento a $300.000.
Ejemplo del segundo caso, con el mismo activo pero la donación es irrevocable:
La liquidación sería idéntica con esta diferencia: Como la acumulación no beneficia a los asignatario voluntarios, ello indica que solamente pueden extraer su cuota hasta el límite de la cuarta parte que tenga el activo líquido, es decir, hasta $250.000 (cuarta de libre disposición) y no hasta el límite de la cuarta parte después de efectuada la acumulación, o sea, $300.000, por lo tanto, el hermano del causante, no podrá recibir validamente sino $250.000, de donde la cuota de libre disposición de lo acumulado imaginariamente $300.000, quedaría así: $250.000 para Mario y $50.000 para Pedro.

CANCELACIÓN DE LAS DONACIONES:

La regla general consiste en que toda donación colacionada se imputa así: 1.- Al pago de la legítima rigurosa del donatario-legitimario, cuya proporción no puede ser variada por el testamento o donante.
2.- Si lo dado excede de lo que le corresponde por legítima rigurosa, el exceso se imputará a la cuarta de mejoras, sin perjuicio de dividirse por partes iguales entre los legitimarios, art. 1251, titulares de esta cuota de mejoras.
Ejemplo: Un causante deja $750.000 y dos hijos legítimos Juan y Mario y una hermana Mercedes. El difunto hizo donación irrevocable a Juan por valor de $1’250.000 y dejó a Mario, imputable a la libre disposición, una asignación testamentaria de $500.000.
Tenemos:
Activo líquido …………………………..$ 750.000
Primera Acumulación Imaginaria……$1’250.000
PRIMER ACERVO IMAGINARIO……$2’000.000
Mitad Legitimaria………………………$1’000.000 ($500.000 Cada uno)
Una cuarta de mejoras…………………$500.000 ($250.000 cada uno)
Una cuarta de libre disposición que se reparte así:
De un lado, tenemos un exceso donado de $500.000, el cual resulta de restarle a $1’250.000, valor de la donación, la suma de $750.000 que corresponde a la cantidad que debe imputarse por legítima y mejoras y de otro lado, una asignación testamentaria también de $500.000. Debido a la preferencia de la primera, la libre disposición será para Juan, luego éste recibiría, $500.000 de legítima, $250.000 de mejoras, más los $500.000 de la cuarta de libre disposición, para un total de $1’250.000 que quedó pagado con la donación y Mario recibe $500.000 de legítima y $250.000 para un total de $750.000 que se pagarían con el dinero donado.
De otra parte, si la asignación testamentaria se hubiera dejado a Mercedes, con mayor razón no recibiría nada porque a este no le beneficiaria la acumulación de la donación irrevocable y se prefiere pagar lo donado.


2.- DONACIONES ENTRE VIVOS A TERCEROS: El causante puede donar bienes a terceros a título de cuarta de libre disposición, o de mitad de libre disposición si no hay descendientes. Si es mayor o menor que la cuarta de libre disposición o que la mitad de libre disposición, se hacen los ajustes correspondientes. Art. 1244 y 1245 del C. C.

La finalidad es evitar que se vulneren los derechos de los legitimarios, para lo cual el valor de esas donaciones se añade imaginariamente al acervo líquido.

De acuerdo con esta disposición se requiere 1.- que el causante tuviera legitimarios a la fecha de la donación porque ya existe un interés de aquellos en esta. Si no hay, al hacerse la donación no afecta ni implica el riesgo de causar perjuicios a legítimas o a las mejoras. Por ello, estas últimas donaciones no son acumulables.
2.- Que la donación sea irrevocable y colacionable, por lo general todas tienen este carácter. Sin embargo no son acumulables las de poco valor, art. 1246. Por otra parte, no son acumulables las donaciones revocables (con o sin entrega) sino que ellas engrosan directamente el activo bruto de la herencia.
3.- Que el donatario sea un extraño, es decir, cualquier persona a quien deba deducirse la donación, expresa o tácitamente, de la cuota de libre disposición.

Las donaciones hechas al cónyuge deben imputarse a su porción conyugal y su excedente a la cuota de libre disposición, art. 1237,
4.- Que a la fecha del fallecimiento existan legitimarios, que pueden ser los mismos que existan a la fecha de la donación u otros diferentes.
5.- que la donación se sea excesiva según el patrimonio del causante, el cual puede consistir en el activo líquido o en primer acervo imaginario, y para que haya exceso, la donación o donaciones debe ser superior a la cuarta parte de la suma formada por este valor y el del acervo imaginario. Desde un punto de vista práctico no hay exceso cuando la donación no es superior a la tercera parte del activo líquido de la herencia o del primer acervo imaginario, en caso contrario si hay lugar a exceso Ej: No hay exceso cuando el activo líquido o primer acervo imaginario es de $900.000 y la donación es de $300.000 y si lo hay cuando la donación es de $400.000. Este requisito es esencial ya que lo que se acumula es únicamente lo excesivamente donado. En efecto:

D A
E= D – -----------------
4

Luego E= 300.000 – 300.000 = 0 para el primer caso y

400.000 900.000
E= 400.000 - --------------------------
4
E= 400.000- 325.000= 75.000

La acumulación del exceso se aplica en los tres primeros órdenes hereditarios y tiene por finalidad establecer si el exceso donado y no toda la donación se ajustan o no a la cuota de libre disposición, lo cual es una condición de validez de la donación. Si dicho exceso no se ajusta a la cuota de libre disposición, la donación se rescinde en la cantidad que exceda a esta cuota, art. 1482, creándose por tanto la obligación de restituir por parte de los donatarios, comenzando por el último hacia atrás, art. 1245 del C.C.
El monto exacto de la restitución será la diferencia entre el exceso acumulado y la cuota de libre disposición R=E-L.D
Ejemplos:
1.- No hay lugar a restitución cuando habiendo descendientes el activo líquido se encuentra formado por $900.000 y las donaciones irrevocables a terceros fueron de $700.000

Activo líquido $900.000

Segundo acumulación imaginaria

D A 700.000 900.000
E= D- ------------- = 700.000 – ----------------------------
4 4

E= 700.000- 400.000= 300.000

2.- Acervo Imaginario $1’200.000

Mitad legitimaria: $600.000
Cuarta de Mejoras: $300.000
Cuarta de Libre disposición: $300.000 que es igual al exceso acumulado.

2.- Hay lugar a restitución en el mismo caso, cuando las donaciones fueron de $1’100.000 distribuidas así: en 1.975 se le donó a Maria $850.000 y en 1.977 a Juan se le donó $250.000

Acervo líquido $900.000

2.- Acumulación imaginaria

D D 1.100.000 900.000
E= D - ------------------ = 1.100.000 - ---------------------------
4 4

E= 1.100.000- 500.000 = 600.000

Acervo líquido 900.000 600.000 = 1’500.000

2.- Acervo Imaginario

Mitad legitimaria = 750.000
Cuarta de Mejoras= 375.000
Cuarta de Libre disposición = 375.000

Luego calculamos la restitución R= E- LD= 600.000 – 375.000=225.000 Esto es lo que debe restituir y le corresponderá hacerlo al donatario más reciente que es Juan.


Segundo Ejemplo:

a.- No hay lugar a restitución cuando no habiendo descendientes (solo ascendientes) el activo líquido o primer acervo imaginario, si fuere el caso es de $450.000 y las donaciones irrevocables a extraños ascienden a $750.000

Veamos:

Activo Líquido:………………………………………. $450.000


2.- Acumulaciones imaginarias

D A 750.000 450.000
E= D- ------------- = 750.000 - -------------------------
4 4


E= 750.000- 300.000 = 450.000
Exceso donado…………………………………………$450.000

Segundo Acervo Imaginario…………………………..$900.000

Mitad legitimaria………………………..$450.000
Mitad de libre disposición……………...$450.000, que es igual al exceso acumulado.


B.- Pero si hay lugar a restitución cuando en el mismo caso las donaciones ascienden a $1’150.000 y fueron hechas así: $900.000 a Mario, en 1.980; $130.000 a Nancy en 1.982; $70.000 a Ramiro en 1.984 y $50.000 a Susana en 1.989.

Activo líquido……………………………………………….$450.000

Segunda Acumulación imaginaria

D A 1.150.000 450.000
E= D - ---------------= 1.150.000 - -----------------------------
4 4


E= 1.150.000- 400.000= 750.000……………………….$750.000

Segundo Acerco Imaginario……………………………..$1’200.000

Mitad legitimaria…………………..600.000
Mitad de libre disposición………..600.000

Luego se calcula el valor de la Restitución:
R= E- LD= 750.000-600.000= 150.000
Esta cantidad deberá restituirse por los siguientes donatarios en esta proporción; Susana restituye $50.000, que fue todo lo que recibió; y Ramiro restituirá $70.000 que recibió y Nancy $30.000 de los $130.000 que recibió y Mario no tendrá ninguna obligación de restitución.

De todo lo anterior se desprende que el causante puede disponer por donación irrevocable a terceros una cantidad mayor de la que se le reserva para hacerlo testamentariamente.