Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Recurso De Súplica. Rechazo De La Demanda Por Caducidad De La Acción, En Única Instancia



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en enero 26, 2007

Recurso De Súplica. Rechazo De La Demanda Por Caducidad De La Acción, En Única Instancia

Honorables Magistrados
Tribunal Administrativo De …………….
[Sección ……………. Subsección “………….”
Magistrado ponente : doctor ………….
E. S. D.


Ref.: Proceso núm. …………
Actor …………………
Demandado ………….

………………, obrando en mi condición reconocida dentro del juicio de la referencia, comedidamente manifiesto a su señoría que interpongo recurso ordinario de súplica contra el auto de fecha …………., que rechazó la demanda, y notificado por estado fechado el día ……….., del mes de …………, de …….., con el fin de que sirva revocarlo. Medio de impugnación que sustento con fundamento en las siguientes

CONSIDERACIONES:

1ª El acto recurrido inadmite la demanda instaurada en razonamiento de “haberse producido el fenómeno jurídico de la caducidad de l acción” fundando la decisión en lo dispuesto por parte primera del numeral 2º del artículo 136 del C.C.A.
2ª Respetuosamente me permito manifestar que no comparto el anterior criterio, puesto que en el caso sub-lite la interpretación del artículo 136 del estatuto procesal contencioso administrativo, en cuanto a la presentación de la demanda en tiempo, tenía que remitirse alo dispuesto, in fine, en el numeral 2º, que es la excepción -sin embargo- a la regla general de los cuatro (4) meses, pues, si se revisa la demanda y sus pretensiones, los actos administrativos que negaron la pensión de vejez y, por tanto, la acción se podía ejercer en cualquier tiempo, sobre lo cual insistiremos, detenidamente, más adelante.

El auto recurrido, en sus considerandos , en forma expresa se refiere alas resoluciones que, respectivamente, negaron el reconocimiento de la pensión de vejez y la que resolvió el recurso de reposición; por lo tanto , claramente se deducía que los actos demandados no estaban ligados a la regla general de los cuatro meses, sino relativos a prestaciones sociales como, inequívocamente, lo son las pretensiones derivadas de los actos impugnados. Aquí es oportuno recordar que, el fenómeno prescriptivo se aplica sólo a las mesadas pensiónales; en consecuencia, el derecho pensional no se extingue por el transcurso del tiempo. Por último, siguiendo los lineamientos de la disposición al caso de marras “Sin embargo, los actos que reconozcan prestaciones periódicas podrán demandarse en cualquier tiempo ….”, se colige que, tanto para accionar por actos que reconozcan el derecho como por los actos que lo niegan se aplica en su entendimiento, la parte final del numeral 2º del artículo 136, y no la parte primera del numeral 2º en el cual se basó el acto recurrido, porque ese sin embargo, esta significando que deben tomarse los motivos determinantes de la pretensión en su universo jurídico y no la naturaleza extrema del acto, como lo es su fecha de expedición. El Doctor Carlos Betancur Jaramillo, en su calidad de Consejero de Estado, en aclaración de su voto respecto de la providencia de la sala plena de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado del 4 de Diciembre de 1994, expediente No. s-358, con posible criterio renovador en la interpretación que debe dársele al precepto, sostuvo:

“Estimo que en el caso de prestaciones periódicas pueden darse dos hipótesis bien diferenciadas : la primera, cuando la administración hace el reconocimiento expreso de la prestación. Hipótesis en l actual la administración, en cualquier tiempo, podrá demandar su propio acto, pero no habrá lugar a recuperar las prestaciones pagadas a particulares de buena fe; además, en esta misma hipótesis ya no la administración sino la persona favorecida con el acto administrativo podrá impugnarlo también en cualquier tiempo con miras a obtener un reconocimiento diferente desde el punto de vista cuantitativo. En la segunda hipótesis , relacionada asimismo con prestaciones periódicas pero ya no con actos de reconocimiento expresos sino con actos denegatorios de las mismas, también podrán impugnarse en cualquier tiempo y no caducará la acción de restablecimiento en los términos del inciso 2º del artículo 136 del C.C.A. (23 del decreto 2304 de 1989), o sea, en el término de cuatro meses.

“En este punto existe un vacío legal que no puede llenarse interpretando a contrario sensu la regla del inciso 3º de la antecitada norma; porque ésta se refiere de manera específica a la acción que tiene la administración para demandar su propio acto de reconocimiento positivo y no a la hipótesis contraria (cuando haya denegado el reconocimiento) porque es obvio que en ésta carecería de interés para accionar.

“De tal manera que cuando la administración deniega ese reconocimiento, correspondiente a una prestación pensional periódica, la situación no está contemplada en ese art. 136; y su impugnidad, por ser imprescindible el derecho a la pensión, no podrá someterse a la regla de caducidad de los cuatro meses, apropiada sólo para los asunto s laborales distintos a las de prestación pensional.

“No tiene sentido decir que la acción caduca frente al acto denegatorio, pero que el administrativo podrá formular la petición de nuevo. No; el acto administrativo cuya acción está caducada, es acto que, en principio, es irrevisable jurisdiccionalmente. Sin hablar de cosa juzgada administrativa, la estabilidad de las situaciones jurídicas avala esta solución (…)”

En consecuencia, el presupuesto procesal de la acción consistente en que no haya ocurrido el fenómeno jurídico de la caducidad, se encuentra satisfecho en el caso sub júdice, porque la demanda se presentó dentro del plazo legal, puesto que contra estos actos no corre la caducidad, y ha debido admitirse la demanda ; ello lo reclama la lógica la equidad y la justicia.

No entrañando el presente recurso un propósito dilatorio, con el comedimiento acostumbrado y con fundamento en los argumentos que anteceden, solicito se revoque el auto impugnado, y se provea lo que en derecho corresponde.

Señores Magistrados,

atentamente,



________________________
C.C. núm. ……… de …………
T.P.. núm. ………… de C.S.J.