Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





Mecanismos de solución a los conflictos comerciales internacionales en el Derecho chileno e internacional.



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en enero 19, 2007

Mecanismos de solución a los conflictos comerciales internacionales en el Derecho chileno e internacional.

En lo que a relaciones internacionales en materia económica respecta, nuestro país ha asumido siempre una actitud positiva y una predisposición al desarrollo por vía de las inversiones exteriores. Tanto para Chile como para nuestros fronterizos, el hecho de abrir oportunidades a extranjeros a sido, por regla general, muy provechoso, lo cual ha llevado sin lugar a dudas a que a través de los años se hayan instaurado diversos textos y disposiciones jurídicas al respecto.
Esto es considerablemente importante particularmente en nuestro país, ya que dadas las bastas discusiones y las conclusiones inequívocas que de ellas se desprenden, nuestro largo y ancho territorio posee las ideas y la materia prima esencial en cuestiones económicas, pero carece de tecnologías, por lo que el trabajo conjunto a instituciones extra-fronterizas es sumamente fundamental.
En relación a todo lo dicho, es que existen actualmente disposiciones que aluden a éstas inversiones y que regulan todas las materias relacionadas, ya sea en forma exclusiva al inversionista extranjero, o aplicables también a nacionales como normas generales. A modo de ejemplo se puede citar el capítulo XIV del Compendio de Normas sobre Cambios Internacionales del Banco Central o el Decreto Ley Nº600 sobre la inversión extranjera. En razón de éstas y muchas otras disposiciones, es posible establecer límites a las actuaciones de los inversionista y reglamentar minuciosamente todas y cada de una de las operaciones de modo de evitar problemas mayores y, en caso de que éstos se susciten, otorgar las herramientas necesarias para su defensa y resolución; lo cual en conjunto termina entregando una indudable seguridad jurídica que hace muy atractivo el panorama a los inversionistas extranjeros.
Sin embargo, los mecanismos jurídicos de nuestro derecho no son únicos, las instituciones internacionales permiten que ademas se cuente con vías ajenas a las fronteras que intervengan en ciertas irregularidades o conflictos, y es en razón de ello que cabe plantearse diversos cuestionamientos como, por ejemplo, si dicha intervención no representa en realidad un impedimento a la concreción de la seguridad jurídica antes señalada o si, más aún, no genera un intrínseco apoderamiento de soberanía en lo que a materias económicas internacionales se refiere.
El derecho chileno entrega recursos diversos a los inversionistas para garantizar su protección, y les hace extensivo además ciertos recursos de uso exclusivo a inversionistas extranjeros que son mucho más específicos y expanden aún más su órbita de protección. Por ello, se les ve dotados de armas sustancialmente poderosas, como sería por ejemplo, el Recurso de Inaplicabilidad por Inconstitucionalidad de la ley, en virtud del cual es posible obtener de la Corte Suprema la declaración de inconstitucional de una determinada norma para el caso particular de que se trate; si bien es una situación poco común ya que requiere para su aplicación de una disputa jurídica entre inversionistas, sus efectos una vez declarado son de importante consideración. Así, entre dichos recursos se cuenta además con el de Protección, Amparo Económico, Reclamación por Ilegalidad Municipal, Acción declarativa de Trato Discriminatorio o Acción de incumplimiento de Contrato, entre otros.
Por otro lado, el Derecho Internacional provee de otros medios, siendo entre ellos y sin profundizar mayormente en su clasificación, los más importantes aquellos jurídicos, puesto que requieren de la intervención de un tercero siendo su decisión obligatoria para las partes intervinientes. Como el arbitraje y la intervención judicial.
Más allá de lo que en teoría se pueda sostener respecto a la materia, y a las decisiones particulares de cada Estado de someterse o no a éstas disposiciones externas es - a mi juicio - absolutamente necesario que las decisiones que se adopten internacionalmente para intervenir o armonizar las relaciones en las inversiones entre países presten atención exclusiva a materias de consideración ética universal. Con esto pretendo sostener, que una solución real y garantista no necesita intervenir en materias prácticas, relativas modos operacionales u otros aspectos predominantemente técnicos ya que estos pertenecen a cada país y deben considerar sus realidades internas; más bien, las normas internacionales debieran de encausarse a la protección de todas las personas, a los intereses valóricos que se vulneran frente a ciertas situaciones, y complementar dichas directrices morales con aquellas que interesan al planeta en su totalidad, como son los conflictos referentes al medio ambiente y a los cuales poca consideración se les tiene a la hora de abordar políticas económicas. Al respecto vale considerar, a modo de ejemplo, todo lo pertinente a la capa de ozono o al calentamiento global, que tanto interés ha suscitado en los últimos días, ya que diversos científicos y ecologistas atribuyen los últimos grandes huracanes que han asechado a los Estados Unidos - Katrina y Rita - a éste fenómeno que, de acuerdo a estudios, mantiene una estrecha relación con la inconsciente contaminación industrial de nuestros tiempos.
Creo que una intervención internacional que no considere estos puntos es inútil, ya que se materializa así una intervención que resta soberanía sin una justificación que, desde mi perspectiva, sea pertinente. Sin embargo, cuando se vele por aquellas concepciones que el ser humano de forma innata alberga y respalda, como son sus principios, los valores generacionales transmitidos, la relación con el medio ambiente, la no agotación de recursos o, en este ámbito, la preservación de la flora y fauna del planeta como un legado a las próximas generaciones, se estará abordando una labor que verdaderamente compete más allá de las fronteras nacionales y con ello, se estará dando cabida no sólo a los intereses de los involucrados, sino respaldando los anhelos de toda la comunidad mundial. Hecho que bajo ninguna perspectiva podría ser cuestionado.

BIBLIOGRAFÍA

Godoy Morales, Joaquín
Polanco Lazo, Rodrigo
“Doctrinas, estudios, notas y comentarios:
Jurisdicción internacional versus jurisdicción nacional”