Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





La Extradición



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en abril 17, 2009

La Extradición

Se entiende por extradición a la petición que un Estado realiza a otro, solicitando la entrega de una persona que cometió o se cree que ha cometido hechos delictivos, para juzgarla por los delitos que se le imputa o bien para cumplir una pena impuesta por los tribunales del Estado requirente.

La extradición puede ser de dos tipos:

1. Extradición Activa: aquí es el estado de origen del implicado, quien solicita a otro estado la entrega de una persona que haya estado envuelta en las siguientes circunstancias:

-Que haya cometido un delito en su país de origen y se haya fugado al extranjero.

-Ciudadanos que actúan en contra de su patria, desde un estado extranjero y luego se refugian en un tercer estado.

-Extranjeros que deben ser juzgados en el país requirente, pero que se encuentran en un país tercero, diferente al de su origen.

Por su parte, sólo procederá la extradición:

-En los casos previstos en los Tratados vigentes con el Estado en cuyo territorio se encuentre la persona reclamada.

-Si no existe Tratado, si la extradición es considerada procedente en aplicación de la legislación del lugar en el que se encuentre la persona cuya extradición se solicita.

Si no se dan ninguno de los dos casos anteriores, la extradición dependerá de la aplicación del principio de reciprocidad y colaboración que establezcan los países implicados.

La solicitud de extradición la realizará formalmente el Gobierno, en forma de suplicatorio dirigido por el Ministro de Justicia a su homónimo del estado en que se encuentra el condenado o imputado cuya entrega se solicita, salvo que un Tratado Internacional entre ambos países por el que se permita hacerlo por vía judicial.

2. Extradición Pasiva: se produce cuando es un Estado extranjero el que solicita a otro la entrega de una persona.
En estos casos es necesario remitirse a los Tratados internacionales de los cuales los países hagan parte.

En este sentido tenemos el Derecho Internacional y la Legislación Nacional. En cuanto a los textos del Derecho Internacional, pueden ser de diversos tipos: Tratados bilaterales de extradición (cabe señalar que la ONU elaboró en 1990 un tratado modelo de extradición destinado a servir de estructura para ayudar a los Estados que lo deseen a elaborar y firmar acuerdos bilaterales de extradición), así como convenios multilaterales de extradición (por ejemplo el Convenio Europeo de Extradición, el Convenio de Extradición de la Liga Árabe, el Commonwealth Scheme for the Rendition of Fugitive Offenders, la Convención Interamericana sobre Extradición y el Convenio de Extradición de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental).

Existen seis principios fundamentales que se encuentran en la mayoría de los tratados de extradición, los cuales son:
1. La influencia de la nacionalidad: aquí un Estado pueden negarse a la extradición de sus nacionales y en este sentido se compromete a juzgarlos de conformidad a su propia legislación.

2. La índole del delito: el Derecho Internacional establece que los delitos políticos no pueden dar lugar a la extradición, pues ningún tratado internacional aporta una definición precisa del delito político. En este caso le corresponde al Estado requerido decidir si se trata de un delito político o no.

3. Principio de la doble incriminación: de acuerdo con este principio, el delito que motiva la extradición debe ser punible en el Estado requirente y debería ser punible en el Estado requerido si hubiera sido cometido en este último.

4. Principio "non bis in idem: establece que no se debe conceder la extradición cuando la persona reclamada ya ha sido juzgada por los mismos hechos que motivan la solicitud de extradición. No obstante, si la persona reclamada se ha beneficiado de un indulto, puede ser juzgada de nuevo.

5. Principio de especialidad: se exige que la persona entregada sea juzgada efectivamente por los hechos que motivaron la solicitud de su extradición. Si el Estado requirente descubre posteriormente a la extradición unos hechos anteriores a esta fecha que considera punibles, solicitará al Estado requerido el consentimiento para juzgar a la persona entregada por estos nuevos hechos.

6. Denegación de la extradición en caso de pena capital: Si el Estado requerido no inflige la pena capital a sus propios reos, o si no ejecuta dicha pena aunque se encuentre entre las penas aplicables, puede denegar la extradición cuando la persona reclamada pueda ser objeto de esta pena en el Estado requirente, salvo si éste da seguridades suficientes de que la pena capital no será ejecutada.

Las legislaciones sobre extradición prevén dos tipos de examen:

*Un examen formal basado en los documentos remitidos junto con la solicitud de extradición, a fin de comprobar si se reúnen todos los requisitos formales.

*Un examen material de las cuestiones de fondo, que implica un control de las pruebas para determinar si las sospechas están suficientemente fundadas.