Registrandote recibires correos con noticias, minutas y artículos de interes general y actualidad.





La nulidad del matrimonio católico



Por Equipo uniderecho.com

Publicado en septiembre 09, 2009

La nulidad del matrimonio católico

La iglesia católica es una organización propia que cuenta con un ordenamiento jurídico específico. Tiene su propio sistema de derecho el cual se conoce como Derecho Canónico, por tanto, cuenta con sus propios tribunales, jurisprudencia y abogados. Disponen además de su propio Código de derecho canónico y del Código de los Cánones de las Iglesias Orientales. Tiene diferentes derivaciones tales como el derecho canónico matrimonial, el sacramental, el administrativo, el procesal, entre otros.

El matrimonio católico es uno de los sacramentos de esta institución religiosa, el Derecho Canónico lo define como una “alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole".

Esta “alianza matrimonial” tiene un sello que para la iglesia católica es invulnerable. Es la sentencia que dicta el sacerdote al momento de preceder este acto “Hasta que la muerte los separe”. Por lo que es muy complicado anular un matrimonio católico en tanto haya vida de por medio.

Para lograr la nulidad del matrimonio católico es necesario pasar por un estricto proceso en el que la iglesia reúne la información correspondiente a cada uno de los cónyuges, investigando sus vidas antes del matrimonio, su noviazgo, los antecedentes al mismo, los acontecimientos y situaciones presentadas en el transcurso de la vida matrimonial y los motivos por los cuales la pareja quiere deshacer su lazo matrimonial poniendo a prueba cada uno de esos móviles.

Para el caso de nulidad del matrimonio católico, es el derecho canónico matrimonial quien se encarga de trabajar para que los jueces canónicos y los tribunales eclesiásticos tengan todos los elementos que se requieren para aprobar o negar la nulidad a través de una declaratoria.

La nulidad del matrimonio católico la declara un Tribunal Eclesiástico de Primera Instancia, pero ésta debe ser confirmada por un Tribunal Eclesiástico de Segunda Instancia, si estos dos tribunales no están de acuerdo, el proceso de nulidad debe pasar al Máximo Tribunal ubicado en el vaticano, para su aprobación. En caso de aprobación de la nulidad cada una de las partes queda libre de contraer matrimonio nuevamente por el rito católico.

Causales aprobadas por la iglesia para declarar la nulidad

• Si uno de los cónyuges se ha casado por la Iglesia teniendo todavía otro vínculo matrimonial vigente
• Si se da impotencia para el acto conyugal tanto por parte del hombre como de la mujer
• Si alguno de los contrayentes carecía de suficiente uso de razón
• Si teniendo suficiente uso de razón, carecía de la necesaria discreción de juicio
• Si teniendo suficiente discreción de juicio para entender las obligaciones esenciales del matrimonio y aún queriéndolas cumplir, es incapaz de cumplirlas por una causa de naturaleza psíquica (por ejemplo, es incapaz de guardar la fidelidad, de vivir unido de por vida, de llevar una vida sexual normal, de educar y alimentar a sus hijos, etc.)
• Por simular casarse y en realidad no hacerlo porque excluyó voluntariamente quedar verdaderamente casado, o excluyó voluntariamente la fidelidad o la procreación o la indisolubilidad del matrimonio, etc.
• Si uno de los cónyuges se casó engañado por el otro por una cualidad que no tiene y que perturba gravemente el matrimonio
• Si alguien se casó por miedo, coacción o sin libertad suficiente.